Logo

MADERAS BLANDAS

Las maderas blandas en muchos casos se utilizan como complementos de las maderas duras; no obstante, en la práctica se puede fabricar una infinidad de muebles solo con maderas blandas. Como complemento, podríamos hablar de una puerta o ventana fabricada con madera de cedro con un marco de quina colorada, combinando de esta manera calidad, resistencia y color.

CEDRO: El cedro, se encuentra entre las cuatro especies de madera de mayor nobleza. En esta especie encontramos dos variantes: El cedro rozado y el cedro bayo. CEDRO ROZADO: Madera de peso liviano; color rojizo a marrón claro uniforme muy parecido a la quina colorada. Existen ejemplares de hasta 2,50 metros de diámetro y largos que superan los doce metros. Como es de imaginar, ejemplares con estas medidas datan de más de cien años de antigüedad. Se puede fabricar casi cualquier tipo de mueble obteniéndose excelentes terminaciones. CEDRO BAYO:Este último a pesar de su alto grado de nobleza, no es recomendado para la fabricación de estructuras ensambladas o encoladas para obtener superficies grandes. Uno de los motivos es su constante contracción y expansión causado por las inclemencias de tiempo como: humedad ambiental o ambientes muy cambiantes entre seco y húmedo. No obstante, si se fabrican muebles con piezas que no requieran de grandes ensambles, se puede obtener excelentes terminaciones y de gran resistencia

MADERAS BLANDAS 2: PACARÁ: por sus cualidades naturales, es uno de las especies más preferidas por los artesanos y ebanistas.

Madera súper blanda, liviana, muy noble y alta resistencia. En cuanto a nobleza, tiene caracterí­sticas muy similares a las del cedro rosado.

Normalmente no se utiliza para la fabricación industrial de muebles por el alto grado de toxicidad del polvo de aserrí­n.


Uno de los efectos negativos es la afección de las vías respiratorias, provocando irritación aguda en las fosas nasales y en algunos casos, enrojecimiento de la piel.

PINO: La utilización de la madera de pino aumentó considerablemente respecto a décadas anteriores. El pino, no se consideraba una madera para la fabricación de muebles, más bien, se utilizaba para la construcción de casas de madera, quinchos o simplemente se utilizaba para carpinterí­a de construcción.

Básicamente, existen tres especies a saber: pino amarillo, pino paraná y pino tea.

PINO AMARILLO: vetas rectas, pocos lunares, muy utilizado en la fabricación de molduras en serie, además por sus cualidades descritas, se puede fabricar casi cualquier tipo de mueble que no requiera de grandes ensambles.

PINO PARANÁ: es más desarrollado, más duro y más pesado que el anterior. Se utiliza mayormente para encofrados de construcción, estructuras de casas de madera, tiranterías, pisos de madera, etc.

PINO TEA: tiene características muy similares al pino paraná; lo que lo diferencia del anterior es su color amarillento con tendencia a marrón. Es de mayor calidad que los dos anteriores.

En la mayorí­a de los casos, el pino es una especie de reforestación; es decir que: las personas o empresas dedicadas a la explotación de esta especie, son quienes lo producen dedicando personal especializado en siembra, cuidado y el mantenimiento general hasta que alcanza la madurez suficiente para ser talado.

El pino, además de utilizarse para la fabricación de muebles, casas y objetos de madera, se utiliza para fabricar aglomerados en una gran variedad de presentaciones.

ÁLAMO: oriundo de zonas frías y madera de color blanco, muy liviana. Se utiliza para fabricar muebles de aglomerados en serie, empleándolo como refuerzos, bases, correderas, rellenos, etc. También se utiliza para la fabricación de artí­culos para oficina, cocina, y envases frutihorticolas (frutas y hortalizas)



Enviar una consulta a: contacto@cursodecarpinteria.com